La emociones son las que mandan

El ser humano es impulsivo y nadie lo puede negar. Actuamos por impulso en la mayoría de momentos.

Siempre nos han tratado de convencer que la inteligencia intelectual es la más importante, y que con ella tenemos garantizado un futuro excepcional y superior al de los demás. Pero conocemos gente con títulos, maestrías y demás que no logran ser felices. Esto nos hace la pregunta entonces, ¿para que tantos títulos? si no podemos encontrar la forma de ser felices y vivir en plenitud.

La inteligencia emocional nos ayuda a afrontar diferentes situaciones sin perder la batalla. El aprender a gestionar tu inteligencia emocional te hará una personal feliz y capaz de aprovechar al máximo tu inteligencia intelectual. Invierte tiempo en aprender sobre esto.